¡Reserva ya a

Santa Marta!
  • Carrera 27 # 78 - 15
  • Tels: (+57) 301 565 0911
  • reservasnancy@gmail.com
Acepta términos. Autoriza el manejo de los datos personales.
Que visitar en Santa Marta

Monumento a la cultura Tayrona.

La escultura de una pareja indígena que dirige su mirada hacia la Sierra Nevada, con el mar a sus espaldas, es el homenaje a la cultura Tayrona que se puede apreciar en Santa Marta, en la glorieta de la carrera 1.ª con calle 22. La obra del maestro Héctor Lombana hace honor a un pueblo que dejó muchas enseñanzas sobre su forma de vida.

Nadar con delfines.

El Acuario y Museo del Mar de El Rodadero no solo cuenta con novecientos ejemplares de cien especies que pueden apreciarse en trece estanques y quince acuarios, sino que también ofrece a los visitantes la posibilidad de nadar con delfines. Igualmente, allí es posible darles de comer a t iburones, tortugas y jureles. Otra manera de darle un vistazo a la vida marina es visitar el Acuario Mundo Marino.

Vida nocturna.

La rumba en Santa Marta ha tomado fuerza con la aparición de bares, tabernas y discotecas que hacen que las horas de diversión se extiendan para los visitantes más allá de la puesta del sol. Hay entretenimiento para todos los gustos: desde la música colombiana y del Caribe hasta el rock.

Visita a la catedral.

Entre los planes imperdibles para los turistas en la ciudad está la visita al centro histórico para ver la Catedral de Santa Marta –conocida también como Basílica Menor-, cuya construcción se terminó durante la guerra de la Independencia. La riqueza arquitectónica de este templo se suma al hecho de que guarda los restos de Rodrigo de Bastidas, el conquistador español que fundó la ciudad en 1525.

Playa de cañaveral.

La playa de Cañaveral, situada en el Parque Nacional Natural Tayrona, se caracteriza por su abundante vegetación, especialmente de cocoteros. Cuenta con una zona especial para acampar, un restaurante y dispone de un área de alojamiento cuyas unidades habitacionales denominadas ‘ecohabs’ emulan la típica vivienda tayrona y desarrollan un sistema funcional de ventilación natural.

Santa Marta,destino de paisajes, sol y playa.

El mar Caribe y la nieve se encuentran para hacer de Santa Marta, Colombia un destino difícil de olvidar. La ciudad está ubicada a orillas de la bahía de Santa Marta sobre el mar Caribe, en las estribaciones de la Sierra Nevada, cuyos picos pueden verse en días despejados desde la playa. La capital del departamento colombiano del Magdalena, que fue fundada en 1525, es una de las ciudades más antiguas de Suramérica.

Santa Marta, Colombia es la ciudad más antigua de América del Sur está llena de una magia difícil de describir, su patrimonio arquitectónico inigualable, hermosos paisajes y un gran legado cultural con sus tesoros coloniales, hacen de este paraíso natural un destino ideal para disfrutar, conocer y recordar.

Aquí es posible tenerlo todo, la Sierra Nevada de Santa Marta, con una red de ecosistemas única en el planeta, y enigmáticos vestigios arqueológicos de la cultura Tayrona; las playas del Parque Nacional Natural Tayrona, enmarcadas por una naturaleza virgen y exuberante, reconocidas entre las más bellas del mundo.

Espacios poblados por bandadas de loros, infinita variedad de aves y manadas de monos aulladores que informan con su bullicio a los demás habitantes de la selva la presencia de excursionistas; y un legado histórico, representado en la arquitectura y en las calles del centro histórico, un recorrido ideal para visitar la Catedral, los museos y el Malecón de Bastidas, donde además de conocer se puede gozar de un romántico atardecer en Santa Marta.

Por qué ir a Santa Marta

Cerca de donde nació Gabriel García Márquez, el padre del realismo mágico, Santa Marta, Colombia cautiva con planes de playa y cultura, entre otras opciones. Aquí los visitantes siempre encuentran qué hacer: bucear, practicar deportes de aventura y visitar playas donde la selva se junta con el mar; también, observar aves, hacer un recorrido histórico por la ciudad y visitar el corazón de la cultura Tayrona y sus tesoros coloniales.

Santa Marta cuenta con un legado histórico, representado en la arquitectura y en las calles del centro histórico, un recorrido ideal para visitar la Catedral, los museos y el Malecón de Bastidas, donde además de conocer se puede gozar de un romántico atardecer.

Playas, manglares, coralinos y arrecifes hacen parte del paisaje selvático que adorna el Parque Nacional Natural Tayrona, uno de los mayores atractivos que tiene Santa Marta. Esta reserva natural de aguas cristalinas, arena blanca y amaneceres surreales es considerada como una de las bahías más hermosas de América, un sitio apacible e ideal, lleno de un encanto natural, donde confluye el sonido del mar y el aire puro de las montañas de Santa Marta.

El Parque ofrece amplias playas, de las cuales las tres más conocidas son: Cabo San Juan, Bahía Concha, un hermoso balneario con cabañas y restaurantes; Neguanje y Cañaveral, con su zona de camping y unas deliciosas playas en medio de la exuberante naturaleza en Santa Marta.

Visita El Acuario y Museo del mar aprecia el mundo marino y la riqueza de la biodiversidad colombiana a 10 minutos del rodadero por via acuática en Santa Marta.

Actividades que no te puedes perder

La ciudad que fue la última morada del Libertador Simón Bolívar es el punto de partida para visitar varias playas y los vestigios arqueológicos de la cultura Tayrona. Santa Marta una de las primeras fundaciones de los españoles en América, ofrece amaneceres y puestas de sol únicos. También, la posibilidad de vivir experiencias inolvidables como nadar con delfines, bucear y practicar snorkel en arrecifes.

Santa Marta, Colombia es privilegiada al tener la montaña costera más alta del mundo, esta majestuosa sierra con sus cúspides nevadas es epicentro histórico y cultural de una de las civilizaciones más importantes de la historia, consagrando en un destino turístico mágico, la sabiduría de la naturaleza y la indígena.

En la actualidad en Santa Marta, viven allí alrededor de treinta mil indígenas de las etnias Kogi, Arhuaco, Kankuamo y Wiwa, los "hermanos mayores". Fue declarada por la UNESCO como Reserva de la Biosfera y Patrimonio de la Humanidad en el año de 1979